Entrevista exclusiva de Iniciativa a Xoan Noya, Coordinador de Relaciones Internacionales de la Juventud del PSUV y electo representante del Parlatino

Entrevista de David Bono y Telémaco Subijana

Xoan Noya es Coordinador de Relaciones Internacionales de la Juventud del Partido Socialista Único de Venezuela (JPSUV) y candidato al Parlatino. Hablamos sobre las elecciones realizadas el domingo 26 de septiembre y del proceso de transformación social. Opinó sobre la oposición venezolana, los medios de comunicación, el futuro del país, la posición estratégica y los supuestos de integración. Esto fue lo que nos contó:

Al calor de haber terminado el proceso electoral hace unas pocas horas. ¿Cómo evalúas el transcurso de las elecciones?

En líneas generales mi evaluación es positiva. Una de las cuestiones que se pueden rescatar es que estas son siempre elecciones de muchísima abstención y esta fue una votación de más del 65%, lo que implicó una gran movilización del país. Lo que importa resaltar es que, paralelamente, se rompe con el paradigma de la oposición que dice que no cree en las instituciones, si no crees en las instituciones no vas a votar. Se mostró que el juego tiene que ser siempre dentro de la democracia, y en ese sentido mi evaluación es positiva. También hay que decir que sectores han sido marcados por la lluvia, tuvimos desprendimientos de tierra. Aunque creo que esto no ha sido determinante en los resultados, algo ha influido. Pero insisto, la jornada fue pacífica y esto es muy importante.

¿Cuáles fueron las discusiones durante la campaña? ¿Qué modelos se enfrentaban?

No hay dudas de que la discusión ha sido polarizada. Por un lado, la profundización del socialismo a través del rol del legislador. Se trata de poder constituir las leyes para profundizar el socialismo porque la Asamblea que sale tiene falencias y ésta, es una propuesta de continuar el proceso con la elaboración de leyes que profundicen el socialismo. Por otro lado, por supuesto, está el programa neoliberal. Todos estos partidos de la oposición están financiados por el imperio. La campaña opositora costó más de doce millones de dólares. Venezuela se juega una batalla a guerra abierta. Adquiere suma importancia que nuestro país, el próximo año, se convierte en el país con las mayores reservas de crudo del mundo. Vamos a superar a Arabia Saudita. Por otro lado, Venezuela descubrió, el año pasado, Coltan (columbita y tantalita) y es un mineral muy cotizado, utilizado para en la producción de celulares, dentro de las tecnologías militares, etc. Además tenemos las reservas acuíferas, el oro, la posición estratégica de Venezuela en el Caribe, los Andes, la parte norte del Amazonas. En definitiva, son varios los intereses que se ponen en juego. Obviamente la campaña es a guerra abierta, hubo toda una serie de ataques nacionales, de sabotaje a la energía eléctrica, que coincidió con el tema de las lluvias. Tuvimos algunos pequeños problemas, ataques internacionales coordinados, toda una serie de obstáculos que influyen. Obviamente en el medio hay cuestiones que uno tiene que admitir como puntos a corregir.

¿Cuáles son tus expectativas a partir de los resultados de estas elecciones?

Confío en el Presidente porque siempre ha tenido un corazón bolivariano. Bolívar se había quedado con pocos hombres, en la Laguna de Sorocaima y estaba una patrulla realista pasando por ahí y Bolívar le dijo a sus hombres: “después que sorteemos la Laguna vamos a rearmar el ejército y con ese ejército vamos a recuperar Venezuela, la Nueva Granada (en este momento Colombia), Perú y vamos a contribuir en la formación de la Gran Colombia”. Creo que estamos muchísimo mejor que Bolívar en la Batalla de Sorocaima, y no tengo dudas que el Presidente como buen estratega que es (porque es un político que más que político es un ser humano excepcional), leerá los resultados y tomará decisiones acertadas como siempre lo ha hecho. Obviamente es un hombre muy democrático, esto lo demuestra una vez más. Pienso que ahora va a venir un momento de revisión, en que seguramente cambie la estrategia. Yo creo que el partido tiene su papel, el partido hizo su campaña por el Parlamento Latinoamericano, que era la otra elección que tenía, y la organización fue impresionante, no es poca cosa lo que se hizo.

¿Cuál ha sido el rol de los medios de comunicación?

Bueno, los medios de comunicación desde la llegada del presidente Chávez Frías en el año 99 han sido el gran partido político de la oposición. El proceso de los últimos 40 años previos a la llegada de nuestro presidente, entre 1958 y 1998, significó en líneas generales el establecimiento de políticas neoliberales, la corrupción generalizada, la venta del país, la alianza estratégica con los EEUU, la represión al pueblo. Por eso los viejos partidos fueron perdiendo credibilidad. Obviamente sus partidos políticos perdieron popularidad y se desacreditaron.

Por eso hablo del papel de los medios de comunicación, como representantes de los poderes económicos. Ostentan el poder mediático y ha sido la gran vitrina que han tenido durante estos años promoviendo y ejecutando ataques constantes al proceso bolivariano.

Por eso creo que el estado Venezolano tiene que apretar las tuercas con el tema de la impunidad. No podemos seguir permitiendo que los canales de televisión privada hagan lo que hacen al punto de asesinar al presidente, de ponerse a favor de Colombia durante el conflicto, de meterse en la privacidad de los servidores públicos, de fomentar golpes de estado. Hay que exigir rigurosidad en la aplicación de la ley.

La prensa escrita, la radio y la televisión están muy bien financiadas y buscan generar incertidumbre en la población. Su accionar refleja el grado de libertad que se vive en Venezuela, al punto que hay libertinaje por parte de los medios.

¿Cómo evalúas el proceso que se vive en América Latina?

Pienso que toda América Latina, salvo Chile o Colombia, donde nunca se ha vivido un proceso tan estelar como este. Lo digo también en mi condición de Coordinador de Relaciones Internacionales del partido. Cada vez que nosotros participamos en alguna instancia política, vemos como el proceso bolivariano, martiniano, realmente ha sido adoptado. Y se ha trascendido incluso en términos de integración. Ojala el día de mañana comprendamos que hay elementos comunes de nacionalidad. Como si Argentina o Venezuela fueran provincias de algo más grande. Por eso nosotros hablamos de Venezuela como la patria chica y de América Latina como la patria grande.

Se que esta fermentando algo grande. Hay similitudes en los procesos, incluso en los argentinos y brasileros. Aunque las condiciones son distintas en cada país, hay similitudes en las relaciones de poder, en las relaciones históricas. Cada país, en su propio proceso, avanza en aspectos importantes como la democratización de las riquezas, del espectro mediático, en la democratización de la tierra, en el desarrollo de una política exterior soberana. Hay que destacar la creación del ALBA, de la Unasur, la incorporación en el Mercosur, el nacimiento de la CELAC (que va a ser un traste para la OEA). Esto se vive en nuestro país. Porque si tu preguntas quien es la presidenta de Argentina, la gente te responde. Antes nadie lo sabía, solo se conocía la geografía de EEUU.

Estamos ante un proceso emancipatorio. Es un momento estelar y debemos defenderlo con las garras y con sangre si es necesario.

¿Cómo ves el rol de los nuevos organismos internacionales en América Latina?

Venezuela está en proceso de ser parte del Mercosur. Esperemos que la oligarquía paraguaya (ligada a las petroleras británicas) nos abra el camino. El continente tiene que confiar en estas nuevas formas de organización. Colombia está considerando el tratado de Unasur, entonces que se vayan sudamericanizando también ellos, porque ellos se han perdido. Colombia no es que tiene bases, sino que es una base norteamericana. Por eso es bueno entender que somos partes del mismo pueblo sudamericano.

Son organizaciones que deben tener un rol protagónico. Y el ALBA, en nuestro caso, es fundamental. Ha tenido medidas concretas como el SUCRE (Sistema Unitario de Compensación Regional). Ya el nombre es importante porque es un prócer de Venezuela, el gran mariscal que fue presidente de Bolivia, y sería una moneda virtual que luego puede ser contable para que el intercambio comercial entre los países del ALBA no necesite de los dólares de sus reservas. También es importante, por ejemplo, lo que venimos haciendo en materia de educación universitaria con el reconocimiento de títulos para que haya una movilidad universitaria entre los países del ALBA.

Yo creo que hemos superado procesos de integración y hoy podemos hablar de un proceso de unión. Y vamos a ir creando, cada vez mas, condiciones para la unidad política. Yo estoy seguro que se va a dar. Latinoamérica se tiene que dar cuenta que divididos no llegamos ni a la esquina. Creo que se ha inaugurado un proceso bien importante.

¿Y cómo ves el futuro de Venezuela?

Quisiera ser cauteloso, pero no puedo dejar de ser optimista. Este es un pueblo que ha venido madurando a pasos agigantados. Y si la oposición vuelve a la Asamblea Nacional y otra vez se destapen los conflictos y vuelva el discurso neoliberal, el hambre, los problemas sociales, etc. la gente va a estar mas preparada. Ha sido beneficiada por el proceso, la gente ha gozado de educación, de alimentos más baratos, de salarios mas elevados, de los sistemas de transporte mejorados, hemos aumentado la calidad de todos los servicios, el acceso a ellos, la distribución de la riquerza, la cultura, y cientos de avances más. Ahora tienen más elementos. No querrán volver al pasado. Es como que en Argentina quisieran volver al corralito.

Apuesto por mi pueblo porque se que ha madurado enormemente. Así como demandará cambios importantes, también se que valora los avances indiscutibles que hemos tenido en revolución en calidad de vida tanto material como espiritual. Hay mejores condiciones económicas, acceso al cine, a los libros, la gente ahora es más culta, están más instruidos y preparados. Venezuela viene cosechando importantes logros en deportes y ha habido una explosión en materia artística.

¿Y el rol de la juventud?

El rol que asume la juventud es absolutamente clave. En el PSUV, los jóvenes son en muchos casos los que ejecutan la política del partido. Por eso tenemos 44 candidatos de los 165 que son jóvenes para la Asamblea Nacional de los cuales el 80 % no supera los 27 años. No conozco ningún país del mundo que pueda ostentar esas cifras. Y quedamos 5 candidatos al Parlamento Latinoamericano. Además, Venezuela es el único país que elige popularmente a los miembros del parlamento latinoamericano.

La juventud va a seguir siendo una pieza clave dentro de la revolución bolivariana y a nivel político del país. Tenemos valiosos ejemplos de jóvenes en puestos importantes, como el ministro Héctor Rodríguez que administra las comunas y asume un papel importante en el partido. La juventud es la que va a asegurar los procesos de cambios que implementa la Revolución Bolivariana.

Los medios de comunicación ocultan esto y muestran siempre a un pequeño grupo fascinerozo de las universidades privadas de Venezuela. Pero la mayoría de los jóvenes están con la Revolución, no tengo la menor duda.

Venezuela era un país que tenia cerca de 500.000 estudiantes universitarios. Ahora llegamos a más de 2 millones de personas. Nos hemos convertido en el segundo país latinoamericano, después de Cuba, en cuanto a acceso a la educación universitaria. Los jóvenes han sido de los más beneficiados con la revolución bolivariana.

El presidente nos ha dado un apoyo rotundo. Esta siempre pendiente de cómo mejorar las universidades y los demás establecimientos educativos. Su política es indudablemente pensada a favor de la juventud. Y por supuesto, nosotros, los jóvenes, tenemos que responderle.

¿Cómo evalúas el futuro de la Unión Latinoamericana a nivel regional e internacional?

Mi tesis consiste en que desde el punto de la posición geográfica con América del sur se puede lograr la unión. Con el resto de las áreas geoestratégicas se debe buscar la integración.

Se deben buscar la integración con bloques de países en desarrollo. Medio Oriente lo que ha sufrido es destrucción porque no ha sido posible reunirse.

Yo pienso que en términos reales, hay temas en los cuales se debe avanzar. Hemos propuesto el “Petro” como moneda virtual para intercambiar petróleo sin tocar las reservas. También ha habido avances, como la cumbre entre los países de América del Sur y África. Se han abierto rutas aéreas y ha mejorado el intercambio comercial. No es menor el intercambio cultural. Lo hemos visto cuando asistimos al Festival Mundial de la Juventud en Sudáfrica.

¿Cómo ves las elecciones en Brasil?

La victoria de Dilma es inevitable y el “portaaviones” de Lula ha sido fundamental, pero todos sabemos la importancia de Dilma dentro del gobierno de Lula. Han sido dos personas que se han complementado tremendamente. Ella ha ocupado importantes cargos en la administración del país.

Es un país cada vez más relevante en el contexto internacional. Siendo una mujer que viene de la izquierda, es un buen cambio en Brasil teniendo en cuenta el proceso latinoamericano y, también, los gobiernos de derecha que han asumido en Europa.

Su victoria será trascendente para continuar con los importantes cambios que se están dando en América Latina.