Ejecutando Buenos Aires

Por David Bono

A todas luces, resulta evidente que la gestión del Ingeniero Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires no cumple con ninguna de las expectativas previstas en 2007, al momento de asumir el cargo.

Cuando el Alcalde Porteño se hizo con el Ejecutivo de la Ciudad, lo hizo bajo una prédica sobre la eficiencia, quitando del arcón de los recuerdos el discurso neoliberal privatizador. El corte ideológico del Jefe de Gobierno, sumado a su inaptitud evidente, tuvieron como consecuencia una gestión sumamente deficiente, principalmente en materia de derechos humanos: salud, educación y vivienda.

La crisis habitacional que vive la Zona Sur de la Ciudad es aberrante. Siendo la Ciudad el distrito más rico del país, es sumamente incomprensible la dicotomía existente entre la producción de obras en la Zona Norte y el relegamiento de la Zona Sur a su suerte, sumado a la venta de activos de la Ciudad en dicho territorio. Durante los años de gestión de Macri, la Ciudad se desapoderó de terrenos que le pertenecían a fin de establecer nuevos emprendimientos inmobiliarios de índole privado, distando de las necesidades de los vecinos de la zona.

A su vez, y de cara a las elecciones, intentó revitalizar la figura de su oculta candidata María Eugenia Vidal, quien si no fuera por las boletas impresas de cara al 10 de julio, está ausente de todo debate o afiche propagandístico. Durante el último tiempo, Macri decidió impulsar la creación de nuevos Centros de Primera Infancia (para niños de 45 días y hasta 4 años), lo cual permite que numerosas mujeres jefas de hogar puedan continuar con su tarea laboral dejando a sus niños al cuidado de jardines infantiles capacitados a tal fin. De los 20 centros anunciados por el Jefe de Gobierno, la gran mayoría pertenecen a Asociaciones de la Sociedad Civil (entre ellos uno coordinado por su principal candidato a legislador, quien parece compañero de fórmula, el Rabino Bergman) los cuales ya existían, y simplemente adquirieron un nuevo status seudo estatal. Ante la reglamentación del Poder Ejecutivo porteño, que se arrogaba la creación de los centros, bloques opositores presentaron un Pedido de Informes al respecto. Es decir que en materia educacional, la política de tercerización del macrismo es sumamente efectiva, aunque el inconveniente radica en conocer si se cumplimenta con la inscripción de las ONGs en el Registro de Organismos no Gubernamentales del Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la Ciudad (tal como establece la Ley 114), dado que de lo contrario no se conocen las características de cuidado y supervisión, siendo diecisiete de los Centros absolutamente ilegales, y esto a simple vista parece ser una maniobra electoral para posicionar la inexistente gestión de Vidal y sumar el apoyo económico a sus amigos y candidatos.

En el ámbito de la educación, si bien Macri se comprometió a absorber 6091 plazas para chicos de 45 días y hasta 5 años, los gremios docentes estiman que en los cuatro años el gobierno sigue en falta porque falta cubrir más de 4000 plazas. Si bien el Gobierno Porteño dice haber construido 13 escuelas y que un docente gana un salario de 5800 pesos mensuales, esto que dejó plasmado en un volante, debió se retirado por orden de la justicia, ya que la mayoría revisten las características de los jardines anteriormente enumerados; Macri no construyó escuelas, sino que se limitó a inaugurar y generar convenios con colegios privados existentes.

En adición a esto, el 28 de marzo de 2011 el Ministro de Educación, dictó al Resolución 2002/11 en la que adjudicó por licitación la contratación de prestaciones digitales de aplicación educativa por un monto de nada más y nada menos que más de 1.000.000.000 de pesos para la compra de netbooks a una empresa subsidiaria del Grupo Clarín (PRIMA), la cual fue única oferente, junto con Telefónica Móvil quien terminó desistiendo.

Es decir que en materia de educación y desarrollo social la crisis habitacional, la imposibilidad de generar políticas de inclusión y el flagrante maltrato a los derechos humanos, permiten que de cara a las elecciones, con su encíclica neoliberal, no procuran incluir a los chicos desplazados por falta de vacantes, sino que intentan adjudicar licitaciones multimillonarias a empresas relacionadas directamente con la actividad periodística en época electoral.

A la desinversión de la Ciudad, se suma la frecuente inasistencia del Jefe de Gobierno ante los llamados de la justicia, amparándose en su inmunidad, sumado a sus numerosos viajes. En torno a esto, existe otro pedido de informes por parte de la oposición, quien contabilizó, entre abril de 2008 y septiembre de 2010 28 viajes al exterior incluyendo destinos como Estados Unidos, España, Italia, Francia, Brasil, Uruguay, Suiza y hasta Dinamarca en el marco europeo, pero no podía dejar de lado su gira asiática por China e India. A esto se suma que durante sus reiteradas ausencias (que cuentan con la visita a un solo país latinoamericano: República Dominicana, además de los del Cono Sur, Brasil, Uruguay, Chile y Perú), las cuales fueron reglamentadas por el Decreto 999/2008 para Viajes y Viáticos, el Poder Ejecutivo se encuentra en un supuesto de acefalía, ya que la Vice Jefa electa – quien evidentemente lo eclipsó y ha pasado a un segundo plano – renunció para ocupar su banca como Diputada Nacional. Es decir que el Alcalde, quien permanentemente habla de institucionalidad, realizó maniobras electorales en detrimento de la democracia utilizando candidaturas con personas en cargos ejecutivos, y dejando permanentemente acéfalo el Poder Ejecutivo – se puede recordar cuando se encontraba en Europa y lo convocaron a las autoridades del Ejecutivo, quien contestó fue Michetti, del Legislativo-.

Evidentemente el discurso del Jefe de Gobierno respecto a los créditos que otorga el Banco Ciudad fue muy bien recibido por sus colaboradores, ya que su Candidata a Vice Jefa, Vidal, tomó un crédito por 311.000 pesos, el Vicepresidente del Banco, Curutchet, otro por 607.000, el Legislador del PRO Pagani 347.000, el Gerente del Banco, Lanza, 64.000, sumando en total créditos para gente de su entorno por un total de más 1.300.000 pesos. Macri utiliza la caja del Banco Ciudad, que debería prestar asistencia financiera a los vecinos – en particular de las zonas afectadas por la crisis habitacional, como la Zona Sur – pero se limita a cubrir los gastos de campaña de sus candidatos y asesores.

La caja porteña funciona muy bien para el Alcalde, maneja a diestra y siniestra los 6.466 millones de pesos del Presupuesto 2011 para Educación de los cuales no ejecutó ni un peso de los 390.500.000 para becas escolares, aunque si adjudicó 17 contratos multimillonarios que tienen como plazo de vencimiento el 2015.

El 8 y 9 de junio, se publicaron en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires 16 decretos del 1 de junio, donde Bullrich – Ministro de Educación- y Grindetti – de Hacienda – autorizaron la adjudicación de las licitaciones para reparaciones de colegios primarios y secundarios por 325.900.000 millones de pesos. Es decir que mientras del presupuesto para becas, que supera al de infraestructura, no se ejecutó ni un centavo, el de infraestructura se adjudicó en un solo día por montos similares. El inconveniente es que las obras sólo serán en las Comunas 1 y 2 y el principal accionista es Caputo SA, una de las grandes constructoras del país, propiedad de Nicolás Caputo, consejero y amigo del Jefe de Gobierno, además de ex compañeros del Colegio Newman. Es decir que no sólo se adjudicaron numerosas licitaciones a empresas fantasmas de amistades del Alcalde, sino que la ejecución de obras supera el próximo mandato, destinando dinero de otras gestiones a quienes él considera adecuados. A esto se suma que en cuatro años no se realizó la licitación para comida de alumnos becados, la cual asciende a 651.900.000 pesos.

La Ciudad de Buenos Aires es el distrito más rico del país, aunque esto no se ve representado en los números de 2009 respecto a Nación. Mientras el distrito posee una participación del 19% en Bienes y el 81% en Servicios, la Nación tiene un 39% en Bienes y 61% en Servicios. Resulta obvia la necesidad de generación de bienes para ser puestos en función de los servicios, construir industrias permite generar servicios, y no viceversa.

Entre los años 2007 y 2009 el Producto Bruto Geográfico (es decir, el específico de la Ciudad) aumentó un 40 % – a contrario sensu de las opiniones vertidas por el Jefe de Gobierno respecto a la situación del país – pero la desocupación se mantuvo prácticamente en los mismos valores.

La recaudación impositiva de 2010, cuyas abultadas cifras doblan a las del 2007 por los sucesivos aumentos en ABL, ingresos brutos, sellos y patentes, la desocupación posee dígitos inmóviles, a diferencia de lo que sucede a nivel nacional, donde el crecimiento sostenido se ve acompañado de la creación de más de 4 millones de puestos de trabajo y el paso de una pobreza 50% en 2001 a menos de un quinto de la población en la actualidad.

Es paradójico que en los presupuestos Macri no contempló el aumento salarial en paritarias, esto circunscripto a su discurso fóbico de la inflación y sus frecuentes dichos acerca de los problemas del país, a su vez, a esto se suma que todos los años, desde que asumió, está previsto un importante déficit fiscal.

En síntesis, entre 2008 y este año, Macri dispuso de más de 100.000.000.000 de pesos, los cuales han sido asignados de modos desastrosos, sumado a la inejecución presupuestaria, la negación de los problemas y el único argumento que esgirme el macrismo: la imposibilidad de gobernar debido a las “trabas” del Gobierno Nacional. A estos efectos es importante destacar que en las obras de la Ciudad, el Gobierno Nacional aporta de manera directa más de 50.000.000.000 de pesos (en construcción de estaciones se Subte, como las de la Línea E, en becas, seguros, Asignaciones) y para este año se prevén 306.000.000 de pesos más.

En materia financiera, el Poder Ejecutivo Porteño emitió deuda por 475.000.000 de dólares el año pasado a la tasa más alta del país (12.5%) contra otros supuestos como la Provincia de Buenos aires que emitió 800 millones al 11.5%. A esto se suma el Jefe de Gobierno – quien permanentemente se queja de las imposibilidades que le genera el BCRA, y en su página de internet expresa que “A pesar de la negativa del BCRA de permitir que el Gobierno de la Ciudad pueda colocar sus Letras del Tesoro en el sistema bancario…se ofertaron 294.000.000” – invirtió más de 1.200.000.000 en letras del BCRA, es decir que mientras hoy el Ejecutivo Porteño colocará más deuda en el mercado bancario –el stock actual es de 684.000.000 – pese a las fundadas negativas del Central, sus fondos los invierte en las letras emitidas por este último

En síntesis, a las crisis numerosas en que se encuentra sumida la Ciudad por mera y exclusiva responsabilidad del Jefe de Gobierno, sumado a las incapacidades de gestión, la fraudulenta adjudicación de licitaciones, la inejecución presupuestaria, y las maniobras absolutamente electorales, que escudan la improductividad en la imposibilidad – aparente – de gestión por culpa del Gobierno Nacional, quedan claramente demostradas que las causales son absolutamente adjudicables a Macri, cuya inexperiencia e ineptitud son día a día demostradas ante la opinión pública. El intento de vuelta del neoliberalismo, sumado al apoyo mediático, deberá ser revertido por el ejercicio democrático del voto el próximo domingo 10 de julio.