Gabriela Alegre: “En la ciudad el desafío es salir de lo meramente enunciativo y llevar a la práctica una traducción de la transformación nacional”. Entrevista exclusiva de Iniciativa a la Legisladora porteña.

Reportaje de Federico Ghelfi

Entrevista exclusiva de Iniciativa a Gabriela Alegre, Diputada Porteña por el bloque de Encuentro Popular para la Victoria, que busca renovar su banca en las elecciones del próximo 10 de julio. Fue Directora General y Sub-secretaria de Derechos Humanos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Responsable de la Unidad de Promoción de Derechos Humanos del Adulto Mayor del PAMI. Opinó acerca del escenario electoral, la gestión de Macri y los desafíos del próximo gobierno porteño. Leer más.

¿Cómo caracteriza el panorama electoral en la ciudad a un mes de las elecciones para Jefe de Gobierno?

La madre de todas las batallas es ganarle a Mauricio Macri la Ciudad de Buenos Aires y considero que nuestro espacio con la lista Filmus-Tomada es la fuerza política que tiene mayores posibilidades de ganar la elección. Si bien hoy las encuestas marcan que hay prácticamente un empate o que estamos segundos en primera vuelta, con la campaña lanzada podemos llegar a subir los puntos necesarios para estar adelante del macrismo en primera vuelta. Probablemente no superaremos el 50% necesario para evitar tener segunda vuelta porque esto en la Ciudad sería inédito: es muy difícil, hay muchas candidaturas y el voto se va a dispersar en primera vuelta. Aun así creo que vamos a estar arriba y con grandes posibilidades de ganar la Ciudad en segunda vuelta. Esto tiene que ver con que somos la única opción con capacidad de gestión. Contamos con todo lo construido como proyecto nacional, tenemos dos candidatos que tienen una probada capacidad de gestión y de mucho conocimiento sobre lo que es ejercer políticas públicas  y eso nos va a dar una gran ventaja. Tampoco desconozco la intención de voto y la imagen pública positiva que tiene Cristina Kirchner hoy a nivel de la Ciudad de Buenos Aires. Con la campaña lanzada eso también va a ser algo a nuestro favor para poder aumentar la intención de voto a la candidatura a Jefe de Gobierno.

¿Cuál es su evaluación de la gestión de los últimos cuatro años del macrismo en la Ciudad?

Me parece que la definición más fuerte tiene que ver con que además de ser un gobierno de derecha e ideológicamente opuesto a lo que uno entiende como gestión de políticas públicas y del Estado, lo que ha quedado demostrado es mucha incapacidad de gestión. Esto es algo que casi todos los porteños han percibido, más allá de la composición ideológica del electorado. Lo que Mauricio Macri privilegió en su gestión fue mantener la lógica de los negocios, la lógica de un Estado poco presente, tercerizando y derivando las políticas sociales en organizaciones no gubernamentales. En cuanto a la gestión del presupuesto y la obra pública, privilegió los negocios de sus socios históricos. Además, en estos cuatro años, puso por delante la construcción de su lugar político como opositor al gobierno nacional y como futuro (en ese momento pensaba) candidato a presidente en estas elecciones nacionales. Todo esto se hizo en lugar de privilegiar llegar a acuerdos institucionalmente previstos con el gobierno nacional. Lo que el macrismo privilegió en su discurso fue que ante cualquier dificultad de gestión había que echarle la culpa al gobierno nacional, no porque esto fuera real, sino porque era lo que le convenía para plantarse como opositor al gobierno nacional. Eso es algo que se le volvió en contra porque hoy los porteños ven que hay un gobierno nacional activo, transformador, que mejoró las condiciones de vida de muchísimos argentinos y en la Ciudad esas transformaciones se vieron frenadas por esta incapacidad de Macri. Cuando uno analiza, hay una realidad que es la del discurso de Macri que es “el gobierno nacional no me deja hacer nada” y hay otra realidad que es la presencia del gobierno nacional en la Ciudad: realizando obras de subte como la continuación de la Línea E, garantizando la provisión de medicamentos en los hospitales públicos y centros de salud que recibe la Ciudad a través del Programa Remediar del Ministerio de Salud de la Nación. Asimismo, cuando uno visita las escuelas de los barrios más vulnerables de la Ciudad, todas tienen programas nacionales que les brindan subsidios, becas para los alumnos, equipos de informática, etc. Hay muchísimos recursos del gobierno nacional puestos en la Ciudad. Si consideramos el tema de la vivienda, lo que se ejecutó en la Ciudad son fondos que provienen del gobierno nacional. En relación a la seguridad, más allá de lo que uno opine del tema de la transferencia de la policía, el hecho que hoy los porteños podamos sentir una situación de mayor o menor seguridad tiene que ver con las decisiones que toma el gobierno nacional. Esto los porteños lo están sintiendo y perciben que Macri fracasó ya que no pudo presentar una gestión acorde a lo que venía proclamando.

En relación al tema de la salud mental, que es otra área en que la gestión macrista ha tenido problemas y que Ud. ha intervenido ¿Cuál es su evaluación?

La salud mental es uno de esos temas que se relaciona con el componente ideológico del gobierno de Macri y de los personajes que están al frente del Ministerio de Salud. En principio, les cuesta entender cuáles son los preceptos con los que hay que trabajar en el tema de salud mental, que tienen que ver con la inclusión de los pacientes a la vida en sociedad. En realidad, lo que ellos hicieron se enmarca en la lógica que pone en primer plano el negocio y después la política pública. Se intentó aprovechar el deterioro en que se encuentran el hospital Borda y los hospitales monovalentes de la salud mental para instalar un negocio en ese lugar y, con el discurso de la desmanicomnialización (montándose en un discurso que tampoco ellos entendían muy bien) justificar la decisión sobre la necesidad de cerrar estos lugares y construir otras salas de internación más chicas en el resto de la Ciudad. Un conjunto de medidas que se preveen en el ámbito de la salud mental, como las casas de medio camino, los talleres protegidos, las familias sustitutas, son todos mecanismos que tendrían que haberse puesto en marcha pero tampoco se avanzó.

Con respecto a la salud sexual y reproductiva y las cuestiones de género Ud. ha sido autora de un proyecto sobre la reglamentación del aborto no punible, ¿En que estado se encuentra la discusión?

Si bien todos los bloques de la oposición coincidimos en aceptar distintos proyectos y presentar a principios de este año un proyecto consensuado en común, luego del trabajo realizado en comisiones, el macrismo se niega absolutamente a tratarlo. En 2010 llegamos a tener la posibilidad de tratarlo en el recinto y no quisieron y este año no mostraron la menor voluntad en querer dar el debate. También en relación a la ley de Educación Sexual aprobada en la Ciudad, no se destinan recursos para eso, ni se están realizando distintos talleres y la distinta formación docente que tendría que haber en el tema. También, en cuanto a los programas de salud sexual y reproductiva y la coordinación de SIDA en la Ciudad tiene poquísimos recursos: material, insumos, anticonceptivos y todas las cosas que hay que destinarle a la gente. Allí la gestión tampoco está poniendo recursos en eso y se siente muchísimo que una ciudad como la nuestra -que es muy avanzada en derechos humanos y siempre ha sido una ciudad que fue a la vanguardia- en este tema esto se frenó absolutamente porque ideológicamente y no quieren abordar este tipo de problemas. Si bien uno entiende que si dieran libertad de acción hay algunos legisladores del PRO que hemos conversado fuera de lo público y están de acuerdo con el tema, como fuerza política y gobierno el macrismo se niega a tratar estos temas.

¿Cuáles serían los desafíos para un nuevo gobierno en la Ciudad?

Yo creo que el mayor desafío es terminar con la desigualdad entre el norte y el sur de la Ciudad; hay que disponer recursos para poder terminar con estas desigualdades a todo nivel, no solo a nivel social y de acceso a los distintos derechos económicos, sociales y culturales que tienen las personas del sur: mayor vivienda, mayor educación, mayor acceso al sistema de salud e inclusive en el mantenimiento urbano. Asimismo, en los temas de seguridad, uno ve que el sur es muchísimo mas inseguro y descuidado, que el resto de la CABA. Por lo tanto, creo que hay que tener una clara prioridad de desarrollo urbano, de destinar recursos en el sur de la Ciudad y también hacer emprendimientos donde podamos generar nuevas instituciones educativas, nuevos polos de desarrollo económico; éste es uno de los mayores desafíos que hasta ahora muchos gobiernos han enunciado pero ninguno ha conseguirlo hacerlo.

Otro tema tiene que ver con que a nivel nacional uno de los elementos distintivos del gobierno de Néstor y Cristina, la ruptura con las corporaciones que venían manejando el poder en las distintas cuestiones en nuestro país. En la ciudad eso también está presente; por ejemplo si uno ve el sistema de salud, en el sur percibe que hay poblaciones con peor acceso a la salud en el que intervienen distintas asociaciones profesionales, laboratorios e intereses económicos. Uno ve el sistema de obras públicas de la ciudad y también hay corporaciones de empresas constructoras que siempre manejan los intereses.

En la ciudad el desafío es salir de lo meramente enunciativo y llevar a la práctica una traducción de la transformación nacional. Si logramos eso vamos a conseguir romper en forma real muchas desigualdades que vienen de hace mucho tiempo en la ciudad

De cara a las elecciones de octubre, ¿Qué cree que se está discutiendo a nivel nacional en términos políticos?

Creo que lo que se discute es la profundización de un modelo del cual todos entendemos que un conjunto de transformaciones que se pudieron hacer gradualmente. Por eso, a veces, cuando encontramos alguna cuestión que nos falta hacer tenemos que comprender que de lo que se trata es consolidar un país donde haya muchísima más justicia social y muchísima más igualdad de oportunidades. Creo que ya están dadas las condiciones. Si uno analiza el primer gobierno de Néstor, fue un gobierno que, en mi opinión, tuvo el eje en terminar con bolsones de impunidad dentro del país, ya sea en derechos humanos, la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la Policía (un sistema de seguridad que empezó por no reprimir la protesta social y hoy se ha avanzado con el Ministerio de Seguridad). También estamos avanzando en la distribución del ingreso: jubilaciones para todos, Asignación Universal por Hijo (AUH), el desarrollo económico, y la creación de empleo.

Creo que para los próximos 4 años se viene la consolidación de este modelo con muchísimo más crecimiento productivo, con más y mejor trabajo. Se puede empezar a avanzar; considero que si cada uno analiza las dos gestiones kirchneristas se han dado pasos muy importantes y creemos que en el próximo periodo se van a consolidar mucho más estas transformaciones, que tienen que ver sobre todo con el combate a la desigualdad.