Delia Bisutti: “El desafío es acordar entre los que queremos recuperar el gobierno de la Ciudad y acompañar de forma general, global o particular las políticas nacionales”. Entrevista exclusiva de Iniciativa a la Legisladora Porteña.

Reportaje de David Bono

Iniciativa entrevistó en exclusiva a Delia Bisutti, Diputada de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que integra el flamante Interbloque Nuevo Encuentro-SI, lanzado el viernes 6 de mayo pasado. La legisladora, militante de los derechos humanos y con vasta experiencia en el campo de la educación, explicó su alejamiento de Proyecto Sur por su postura a favor del gobierno nacional y opinó acerca de la gestión de Macri, las problemáticas de la Ciudad y el escenario político-electoral del 2011. Aquí, la nota completa.

En relación a su ruptura con el bloque de Proyecto Sur: ¿Cuáles fueron los motivos? ¿Qué perspectivas se abren a partir de la misma?

En principio, integré el movimiento Proyecto Sur a partir de la propuesta electoral para la Ciudad, en diciembre del 2009. Yo provenía de un espacio a nivel nacional junto a diputados nacionales que teníamos una mirada crítica del Gobierno Nacional, pero de acompañamiento de todas aquellas políticas que creemos que son integrales y nos conducen a una transformación. En el transcurrir del año 2010, y en adelante, todo el discurso del Movimiento Proyecto Sur y sus referentes se fueron transformando desde una postura crítica a una postura casi ‘anti’. Dentro del espacio en el cual estábamos participando, y más aún en un año electoral, llegó un momento en el que era muy difícil acompañar una construcción política con ese discurso y con esa perspectiva. Desde ahí planteé mi postura que devino en la decisión de abandonar el bloque del cual formaba parte. Entonces constituí el bloque SI de la Legislatura de la Ciudad tomando de referencia a mi propio espacio y al propio partido que tenemos en la Ciudad de Buenos Aires, que es el Partido SI. Fue para poder seguir con libertad un acompañamiento al proyecto nacional, pero también con la posibilidad de tener una mirada crítica de aquellos aspectos que, para nosotros, deberían mejorar.

Desde esta perspectiva, ¿qué horizonte se abre ahora a partir de esta posibilidad que le permite la conformación del bloque?

El horizonte es que estamos en un año electoral y por supuesto hay que armar un proyecto en el marco de las elecciones para la Ciudad de Buenos Aires. En la ciudad es menos conflictivo porque todos estos sectores en el llamado espacio del progresismo de la Ciudad podemos tener miradas iguales o diferentes sobre el gobierno nacional, pero coincidimos en ser muy críticos con el gobierno de Macri. El desafío es acordar entre los que queremos recuperar el gobierno de la Ciudad, hoy en manos del macrismo, y acompañar de forma general, global o particular las políticas nacionales.

¿Qué evaluación general realiza de la gestión de la Ciudad?

La verdad que la gestión de la Ciudad es paupérrima. No compartimos nunca su mirada del Estado, su mirada del mercado y su relación como un empresario que viene a intentar modificar las reglas del juego, de aquel que conduce una empresa y no un Estado. De todas formas, haciendo un análisis de los tres años de gestión, y tratando de desprendernos de nuestra mirada ideológica, la verdad que el resultado de la gestión es totalmente negativo. En distintas áreas la situación es deplorable, tanto en salud, como en educación. En educación se mejoró un poco a nivel de infraestructura debido a los grandes movimientos del 2010 en el contexto de la crisis y los movimientos estudiantiles. Pero hay un gran porcentaje del presupuesto que no han ejecutado. En salud hay muchos déficits. En los hospitales hay falta de personal, falta de especialistas, falta de insumos. En salud, creo que es una de las peores gestiones de la Ciudad de Buenos Aires. Así, también podríamos enumerar también el tema de la seguridad, el espacio público, el planeamiento de la Ciudad y la problemática de la vivienda. El trabajo en las villas prácticamente no ha existido y en todo este tiempo no hubo una política de vivienda, casi no se ha construido. Tampoco ha habido políticas para los sectores medios y mucho menos, para los sectores más vulnerables.

¿Cómo ve el arco político de cara a las próximas elecciones en la ciudad?

En la ciudad necesitamos converger en un armado en conjunto con una misma candidatura, todos sectores que no solamente queremos ganarle a Macri sino que además creemos que esa propuesta debe estar en consonancia directa con las propuestas del gobierno nacional.

A partir de las definiciones políticas de los últimos días en la que Macri y Pino Solanas confirman su candidatura en la ciudad. ¿Qué opina en relación a la elección nacional?

Desde hace varios años en nuestro país se vienen debatiendo ideas que reflejan claramente que existen dos grandes modelos de país. Uno de ellos está representado por el actual gobierno, que con aciertos y errores refleja el país que yo quiero seguir construyendo. Por todo lo construido, ni un paso atrás.

En base a su militancia en derechos humanos, ¿cómo evalúa a nivel ciudad y nación estos temas y qué opina en relación al carácter “oportunista” con que algunos sectores de la oposición califican la política de derechos humanos a nivel nacional?

Siempre he acompañado la política de derechos humanos que ha realizado el gobierno de 2003 en adelante. Puede haber algunos errores o a alguno le gustaría que se profundizaran más algunos temas que otros, o puede tener miradas con algunas diferencias pero me parece que hay que aplaudir la política de derechos humanos que se viene haciendo. No solamente con el tema que nos preocupa más en relación a los juicios, la verdad y la justicia referida a la represión de la dictadura de los años ´70, sino también con otras políticas: tener trabajo es parte de los derechos humanos y en ese sentido se han modificado los niveles de desempleo con el cual le tocó asumir en 2003. Eso es un elemento relevante, también se han construido viviendas, si bien no todas las necesarias en distintas partes del país. Yo creo que hay una política de derechos humanos bastante más abarcativa porque contiene los derechos fundamentales. En el área de salud, creo que a nivel nacional también hay un déficit grande; ceo que no se han generado todas las respuestas necesarias.

A nivel de la educación ¿cuál es su perspectiva?

A nivel nacional, a partir de las transferencias se generan políticas públicas globales, se han aprobado leyes y se ha generado una política de trabajo con todas las provincias que me parece interesante en el avance, sobre todo, de la Ley Nacional. Es importante como se está profundizando nuevamente el sistema primario y medio de enseñanza. Con respecto a la ciudad de Buenos Aires, creo que han hecho parches en todos lados; muchos déficits en el tema de infraestructura que mencionaba antes. Desde el conflicto del año pasado han mejorado mucho el presupuesto de Educación pero todavía no sabemos cómo lo están ejecutando en estos cuatro meses transcurridos del año. También nos encontramos con mucho déficit en el trabajo pedagógico y de contención en las escuelas con respecto al rol de los docentes. En todas las áreas sigue habiendo mucho por hacer en nación y mucho más por hacer en la ciudad porque además han destruido en educación muchas cosas que se habían conseguido en gestiones anteriores a la época macrista.

¿Qué opina en relación al proyecto de participación de las ganancias de los trabajadores?

Nuestra Constitución afirma que en el caso de las empresas, los trabajadores tienen que ser co-partícipes de las ganancias. Esto es letra que todavía no tiene la vivacidad ni la aplicación que compete.

Y en relación al debate respecto al rol del Estado en la participación de los directorios cuando se tienen acciones, esto es correcto. Cualquier propietario de una acción o de una empresa, quiere tener voz y voto en el porcentaje que le compete. Si el Estado tiene acciones y es parte de esa empresa tiene que tener su representación. Ojalá podamos avanzar en todas las empresas que le correspondan al Estado, a través de las acciones que tiene la ANSES y relacionadas a todas las políticas sociales, que el Estado tenga una posibilidad desde allí, de realizar un seguimiento de hacia dónde van esos fondos y poder convertirlos en acciones públicas.