Natalia Soria, electa intendente de Valle Viejo: “El desafío es profundizar todas las políticas nacionales en la provincia”

Reportaje de Federico Montero

Espacio Iniciativa entrevistó en forma exclusiva a Natalia Soria,  dirigente social del Movimiento Evita, recientemente electa intendente de Valle Viejo  en el marco del triunfo de la candidata del Frente para la Victoria, Lucía Corpacci, a la gobernación de la Prov. de Catamarca. En esta nota, la flamante intendente de la segunda ciudad más poblada de Catamarca conversó sobre la importancia de su triunfo para poner en común las transformaciones a nivel nacional con la realidad de su distrito, las cuestiones pendientes en Catamarca, los desafíos de la juventud y la militancia del Movimiento Evita y los caminos hacia la profundización del proyecto nacional y popular encabezado por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

¿Cuál es su lectura del triunfo del pasado domingo en Catamarca?

La lectura del triunfo tiene una mixtura: a nivel departamental Cristina mide  un 75% de imagen positiva y a nivel provincial casi un 65%. La gran imagen de Cristina es una topadora que nos llevó a todos y la fuerte imagen de Lucía [Corpacci, gobernadora electa] y la gestión que viene realizando en distintas áreas donde estuvo desempeñándose, fue uno de los productos. Otro aspecto fueron los 20 años de atraso que tenemos en la provincia con este gobierno del Frente Cívico, ya que ellos garantizaban la continuidad de lo mismo. En resumen, en el triunfo fueron claves esos tres factores: la imagen  positiva de Cristina, la buena gestión que viene haciendo Lucía en las distintas áreas y lo negativo del Frente Cívico con la mala gestión de Brizuela del Moral.

¿Cuál es la impronta que dejó Néstor Kirchner con su forma de hacer política en Catamarca?

Pertenezco a una organización social que es el Movimiento Evita, soy la referente provincial. Si bien podría estar días hablando de Néstor, el nos dejó la organización social del peronismo militante, devolviéndonos las ganas de sentir la militancia y toda la mística de la política, nos hizo partícipes, actores principales de esta realidad y de este cambio que nos toca vivir en la Argentina desde 2003 hasta ahora. No fuimos meros espectadores, fuimos actores principales de esta escena; y creo que eso fue lo que enamoró de nuevo a la gente. En el 2001 era que se vayan todos, y ahora estamos en una situación donde todos quieren estar, nadie quiere perderse, nadie quiere quedar fuera de la escena política. Néstor para nosotros ha sido lo más grande y Cristina continua con sus mismas políticas, con las mismas formas de enamorar. En el sector con el que yo estoy militando, el 80% son jóvenes. Si bien mucho no conocen la doctrina peronista, sí conocen a Néstor. Y a todas las políticas inclusivas que Néstor tuvo con la Argentina y con la provincia.

¿Qué papel juega la juventud en la construcción de la militancia del Movimiento Evita en Catamarca?

Jugó un papel fundamental. Por ejemplo, en mi caso, departamentalmente llego a la intendencia gracias a la juventud. Porque la juventud por primera vez encuentra un espacio para poder desarrollarse, para poder militar, para poder hacer todo lo que ellos querían hacer y no encontraban el lugar. Hace años que no teníamos una juventud peronista.  Yo no tuve esa suerte. Y a mis 36 años, estando en una posición intermedia,  tuvimos la suerte que alguien nos diera la posibilidad de armar la “JP Evita” y trabajar desde las bases con los principios de Perón y Evita. En el pasado éramos damas de compañía de los candidatos y con Néstor se construyó otra forma, donde los jóvenes fueron los que movilizaron, condujeron y construyeron. Ellos fueron actores principales y a ellos les debo mi triunfo del domingo.

¿Cuáles son los desafíos que enfrenta hacia adelante la militancia del Movimiento Evita en Catamarca?

El desafío es profundizar todas las políticas nacionales en la provincia. Acá se argumentó que a Catamarca la discriminaban. Y la realidad no era esa: directamente la dirigencia de la provincia nunca quiso aplicar todos los programas, por falta de gestión; argumentando que “no nos quieren” o “no nos quieren dar nada para Catamarca”. Y ya quedó comprobado que esto no es así. Con los jóvenes, desde el Movimiento Evita, vamos a seguir dinamizando y potenciando el proyecto con Cristina. Porque es la única Presidenta y lo va seguir siendo en el 2011. Porque el gobierno nacional va a seguir implementando políticas inclusivas: como dijo Evita y dice siempre Cristina, “donde hay una necesidad hay un derecho”. Y todavía hay muchas necesidades para cubrir.

¿Cuáles serían las necesidades más importantes de la Provincia?

En la provincia y en el municipio el empleo se basa en el empleo público. En mi departamento hace 20 años que no ingresa una fábrica nueva. No hubo políticas serias de empleo genuino. Además, no se ha promocionado al sector privado. Ni al existente ni al nuevo. Esto dio como resultado que no se incorporara gente y que no se crearan nuevos puestos de trabajo. También tenemos problemas gravísimos con los servicios básicos: el agua, la luz, las cloacas, el gas. Sólo pasa por los lugares principales, en las avenidas principales. Son las cuestiones básicas para que se pueda vivir dignamente. Incluso, esto influye en la generación de puestos de trabajo: al no haber servicios, las empresas no se instalan. Creemos que el turismo es una veta que nos va a permitir crear empleo genuino. Queremos construir al departamento de Valle Viejo de Catamarca como un centro turístico. Hay una mixtura en Valle Viejo, es mitad urbano y la otra mitad es rural. Tenemos cuatro distritos que son preciosos, cada uno con sus características. Confiamos que desde el turismo vamos a poder levantar el trabajo genuino.

¿Cómo articulará su gestión con el gobierno provincial?

Nosotros venimos trabajando con Lucía Corpacci hace más de cuatro años en este proyecto, por razones de un acuerdo provincial con el PJ. Si bien lo respetamos, no estuvimos de acuerdo y presentamos un partido departamental, un partido propio [Frente Chacarero Municipal]. Pero no teníamos candidato a gobernador y llevamos a Lucía como candidata a gobernadora. Entregamos más de 55.000 boletas en mano a las personas, con Lucía en la fórmula para la gobernación. Tenemos una excelente relación, hemos contado con el apoyo de ella y el apoyo nacional. Tenemos una comunicación directa y excelente y vamos a llevar adelante todas las cosas que queremos para Valle Viejo y la Provincia.

¿Cómo será la vinculación de Catamarca con el resto del país? El mapa político del país, el de las elecciones, será un fenómeno como el que surgió en Catamarca: se va a producir en otras provincias que se encuentran gobernadas por caudillos que no han querido gobernar para las necesidades del país, habiendo infinidad de necesidades y carencias. Creo que quedamos en una verticalidad en la cual, sin ser gobierno, Cristina y Néstor nos ayudaron muchísimo y ahora que somos gobierno, esto nos ayuda mucho más.


El acto en el estadio de Huracán, en Buenos Aires, organizado por la Corriente de la Militancia y su reciente triunfo en Catamarca ¿nos muestran que se están consolidando otras formas de hacer política?


Está floreciendo una nueva práctica. Se están enamorando. Esto surgió cuando Néstor falleció: una gran demostración de amor, de afecto; que se trasladó a la hora de votar. Si bien muchos no eran peronistas, reconocían en Néstor el gran motor de esta generación que se viene de otra forma de concebir y practicar la política. De gente comprometida, de gente que se siente incluida en este proyecto. Por otro lado, si bien no pude participar del acto del 11 de marzo en Huracán por tratarse de los días previos a la elección, no tengo más que maravillas que me contaron las compañeras y compañeros que pudieron viajar hasta Parque Patricios. Estuve en diciembre, cuando hicimos el acto en la Plaza de los Dos Congresos donde se armaron veinte carpas, donde se discutió mucho. Ahí me di cuenta que si eso era lo previo al 11 de marzo, entonces el 11 de marzo iba a explotar. Y fue esa demostración: una demostración popular de apoyo a la gestión, de apoyo al gobierno, de apoyo a Néstor y de apoyo a Cristina. Esto se va a ver reflejado en octubre.