¿Fin de Ciclo? Por Juan Ignacio Salerno Ercolani

El 25 de octubre se realizaran las elecciones general para presidente, después de 3 periodos un Kirchner no será presidente ¿Esto significa el fin del ciclo K?

A partir de la derrota en las elecciones de 2009, empezó a circular esta frase, acuñada por muchos representantes de los partidos de la oposición y repetida hasta el hartazgo por periodistas que se enfocan solo en los titulares, cobro ímpetu en momentos políticos donde el kirchnerismo zozobraba, a fuerza de campañas mediáticas se quería instalar la idea de que los días del gobierno estaban contados y que el gobierno se tendría que batir en franca retirada.

Sin embargo el Frente para la Victoria con el liderazgo de Cristina, logro ratificar en las ultimas PASO su condición de fuerza política mayoritaria y podría llegar a esquivar ese destino que según algunos analistas parecía inevitable.

Sin embargo el candidato ya no sea un K, e incluso según opinan algunos ni siquiera es Scioli el candidato que hubiera preferido Cristina para sucederla ¿Significa que el vaticinio entonces si se cumplirá?

Las encuestas al día de hoy se reparten en partes iguales entre los que afirman un triunfo de Daniel Scioli en primera vuelta y otros que hablan de un una diferencia que podría no se lo suficientemente holgada y determinaría un posible ballotage con Mauricio Macri. En ese caso ya los mismos encuestadores auguran un posible triunfo de Scioli si se diera una segunda vuelta entre estos candidatos.

En base a este panorama, lo más probable entonces es un triunfo de Daniel Scioli, lo cual me lleva nuevamente a la pregunta, ¿fin de ciclo?

Los que jugaron a hacer esta afirmación, se referían a que el fin del mandato, significaría el fin de ciclo al que lo caracterizan por la inseguridad, la inflación y la falta de dólares, y el enfrentamiento político que llevo a la división de la sociedad entre aquellos que están a favor y en contra. Sin embargo creo que estos 12 años de gobierno muestran diversas facetas que dificultan un poco este análisis.

Tanto durante el mandato de gobierno de Néstor como en los 2 de Cristina, creo que existen algunas políticas que pueden ser consideradas con ejes de este periodo, que nos permiten habar de una clara continuidad; como también ciertos cambios, que podrían llevar a hablar incluso de ciclos diferentes. Estos ejes son: la línea política, el rol de los derechos humanos, el papel del estado, las relaciones internacionales y la política económica.

En su línea política en general han existido más continuidad que cambios, luego de un proceso de fortalecimiento del poder propio y la conformación del Frente para la Victoria como instrumento de consolidación de sectores peronistas y otras vertientes, la estrategia en general busco consolidar la militancia territorial y la creación de agrupaciones como La Campora para la formación de cuadros políticos y administrativos, que le permitieron entre otras cuestiones lograr un amplio apoyo de sectores juveniles. Scioli por su parte a dado hasta el momento señales de querer fortalecer el espacio con la potenciación de los líderes territoriales, incluyendo a una gran cantidad de gobernadores dentro de sus planes para la formación de un futuro gabinete, junto con sus colaboradores más cercanos.

En cuanto al tema de la defensa de los derechos humanos, una de las primera políticas que le permitió al kirchnerismo mostrar su capacidad transformadora. Esta fue permanente a lo largo del ciclo, con el avance de los juicios por la apropiación de bebes durante la última dictadura, la aprobación del matrimonio igualitario y otras medidas, seguirá presente probablemente si Scioli llegara a la presidencia, con la inclusión del actual Secretario de DD.HH. a nivel provincial Guido Carlotto.

En relación al papel del estado, podemos observar diferentes formas de intervención durante el periodo, en los primeros años del gobierno de Néstor, la intervención del estado debió responder a un carácter tal vez mas asistencialista y apuntado a cuestiones urgentes, lo cual no significa que no se sentaran las bases de algunas políticas estatales que dieran frutos tiempo después. Durante la presidencia de Cristina el estado acentuó su papel como jugador en lo relativo a problemas estructurales de planificación, como también de índole económica. La re-estatización de los fondos de jubilaciones y pensiones, Aerolíneas Argentinas, varias líneas de ferrocarriles, YPF y otras compañías son una muestra del cambio en el tipo de intervención, al igual que la profundización del papel del estado como principal fomento de la innovación científica y tecnológica.

En este sentido Scioli, desde su gestión no dado muestras de intervenir directamente en ciertas cuestiones,

pero sí de tener en general una vocación de mostrar un estado presente, considero probable, que se dé una continuidad, sobre todo con los avances obtenidos, pero tal vez no una profundización.

En cuanto a las relaciones internaciones, el ciclo en curso, estuvo determinado principalmente por la profundización de los lazos latinoamericanos y comerciales vía la ampliación del MERCOSUR, en este sentido Scioli ya ha mostrado la importancia que tendrá también estas relaciones en su agenda, al realizar una gira por varios países para mostrar su intereses y conseguir el apoyo de los líderes de la región.

Pero sin lugar a dudas, el tema más delicado es la cuestión económica. La política económica a la largo del periodo ha sufrido cambios, en algunos casos debido a ajustes necesarios de los avances logrados, en otros por los efectos de la crisis mundial y en algunos debido a las fuertes presiones de importantes sectores económicos.

En referencia a este tema el gobierno mantuvo ciertas cuestiones sin ningún tipo de modificación a lo largo del periodo, pero también ha tenido que realizar ajustes que incluso permitirían hablar de ciclos durante estos años.

Luego de la renuncia de Lavagna, tanto Néstor como Cristina, sin dudas han sido los que tomaron las determinaciones económicas decisivas, estos manifiesta el interés por demostrar que debe ser la política quien determine el rumbo económica. Los puntales de la política económica de ambos a lo largo del ciclo han sido, el desendeudamiento y el mantenimiento de la actividad económica junto con los niveles de empleo.

La crisis internacional del 2008, impacto de manera significativa sobre los excelentes números macroeconómicos del gobierno, acabando con los superávits gemelos que supo mantener nuestro país durante varios años (el periodo más prolongado de nuestra historia) al igual que el nivel de crecimiento económico.

En cuanto a la distribución del ingreso, esta sin lugar a dudas es positiva con respecto al periodo anterior, sobre todo gracias a la mejora sustancial de los niveles de ocupación y también a fuertes medidas distribucionistas como han sido la mejora de las jubilaciones y pensiones y la asignación universal por hijo.

Sin embargo es imposible dejar de mencionar dos cuestiones que han afectado de manera negativa los intentos del gobierno por mejorar los niveles distributivos.

Creo que la imposibilidad de la aplicación de la ley 125, junto con la crisis internacional, han puesto un freno a esos intentos, mostrando que existen sectores que no están dispuestos a permitir un reparto más equitativo de la torta, mientras que no se mantengan los niveles de crecimiento logrados en los primeros años.

En los últimos años, la situación económica del país no ha empeorado en líneas generales, pero tampoco la situación de los sectores sociales más vulnerables ha mejorado sustancialmente. Sectores concentrados de la economía han mostrado su poder generando tensiones, Scioli parece por sus años de gobierno en la provincia y las propuestas que presento, tener un plan que fundamentalmente priorice también el mantenimiento de la actividad económica y trate de intensificar la actividad industrial pese a las trabas que impone la situación económica internacional.

Considero que si Scioli, como es posible, gane este domingo el primera vuelta, intensifique su propuesta de generar mucha previsibilidad, continuando con las grandes políticas impulsados durante el periodo y vaya introduciendo ciertos cambios, pero siempre muy graduales y con el respaldo total de la fuerza política que hoy lo lleva como candidato, Scioli es por múltiples motivos el candidato del Frente para la Victoria, y seguramente continuará en líneas generales con los principales ejes que defienden los impulsores de este proyecto.