“Femicidios, apropiación de vidas, cuerpos y libertad”. Por Marcela A. Rojas Antropóloga

En los últimos tiempos la sociedad amanece o se duerme con la  penosa noticia de que una mujer muere víctima de un Femicidio.

No podemos negar que se ha avanzado en la reivindicación de nuestros derechos  pero asimismo no debemos obviar que muchos de esos derechos siguen siendo vulnerados.

Cuantas veces escuchamos, de boca de las víctimas, que sus reclamos son adjuntados en archivos burocráticos e interminables que  terminan, en muchos casos, junto con ella en lo que se quería y debía evitar.

¿De qué hablamos cuando decimos Femicidio?

En primer término de Violencia contra la mujer  por parte de hombres, que las matan por el hecho de ser mujeres.

Asesinatos motivados  por desprecio, odio, sexismo en la sociedad con resabios patriarcales en la cual aún vivimos. Los varones se creen superiores a las mujeres y por ello se creen con derecho a terminar con sus vidas.

Para estos varones, las mujeres son su propiedad y en tal sentido, ejercen e  infligen todo tipo de maltrato hacia ellas.

El Femicidio no solo es padecido por mujeres adultas también  niñas y adolescentes.

Un hombre que maltrata a su mujer lo hace con sus hijas y con otras mujeres, en el trabajo, en la calle, en un medio de transporte.

En los diarios según la línea editorial, los femicidios, ocupan un lugar  en Sociedad o Policiales y transcriben el relato de lo que hasta no mucho tiempo atrás se titulaba “crimen pasional”.

Hoy la violencia de todo tipo hacia nosotras las mujeres es un problemasocial en  la Argentina. El dato estadístico nos dice que ocurre un femicidio cada 30 horas.

Estos criminales se apropian de sus cuerpos, los ultrajan, los desechan como basura; no importa su clase social, su edad o situación económica.

Cabe entonces preguntarnos ¿Qué hacemos frente a esta realidad? ¿Cómo nos pensamos en esta sociedad lasmujeres? ¿Cómo nos piensa e imagina esta sociedad? ¿Somos consideradas sujeto de derechos?

Acordaremos que hay una presencia del Estado en el abordaje de esta problemática, pero también acordaremos que algo tenemos que revisar.

Desde esta breve intervención, te invitamos a reflexionar leyendo una letra de John Lennon, escrita por él en el siglo XX, quizás interpelándose a sí mismo.

Estamos transitando el siglo XXI y la mujer sigue luchando por su destino, que de ningún modo debemos resignarnos a que se escriba entre retazos de tristeza, violencia y muerte.

Woman / Mujer

La mujer es el negro del mundo

Piénsalo

Haz algo para cambiar la situación.

La obligamos a pintarse la cara y a bailar.

Si no quiere ser una esclava, decimos que no nos ama;

mientras la rebajamos, simulamos que está en un altar

por encima de nosotros

…..

La obligamos a tener y a criar nuestros hijos

y después la hacemos a un lado porque se transformó en una gallina gorda y vieja.

Le decimos que el hogar es el único sitio donde debe estar

y después nos quejamos de que es poco sociable para ser nuestra amiga.

…..

La insultamos todos los días en la televisión

y nos preguntamos por qué no tiene valentía y confianza en sí misma.

Cuando es joven, matamos su voluntad de ser libre;

mientras le decimos que no sea tan avispada

la rebajamos por ser tonta.

La mujer es el negro del mundo,

sí, lo es;

si no me crees, echa una mirada a la que tienes cerca.

La mujer es el esclavo de los esclavos,

sí, lo es.

Nada es imposible si con convicción peleamos por ello.

NI UNA MUJER ASESINADA MAS.