Modesto Emilio Guerrero; periodista y escritor venezolano. Autor de “¿Quién Inventó a Chavez?” “Hay que cambiar el mecanismo de legitimación democrática regular. Hacerlo más democrático ampliando la capacidad de decisión social”.

Reportaje de Juan Kirchner , exclusivo para Iniciativa

Modesto Emilio Guerrero , periodista Venezolano comparte su vida entre Venezuela y Argentina. Caracas y Buenos Aires. Un pensador sobre los actuales procesos políticos, sociales y económicos que atraviesan ambos países. Un gran periodista que lleva a sus lectores y oyentes a reflexionar sobre la actualidad sudamericana. Con  él  conversamos sobre los desafíos de la revolución bolivariana luego de la muerte de su comandante. Autor de numerosas obras de literatura y de análisis político entre las que podemos citar El Mercosur y la Revolución Bolivariana (2006), Reportajes sobre América Latina (2007, ¿Quién inventó a Chávez? (2007). En esta entrevista hacemos un  poco de historia e intentamos de desentrañar aspectos de la sociedad venezolana que ayudan a comprender su actualidad. Los Medios privados, públicos y comunitarios antes y durante el chavismo fue también un tema inevitable en la entrevista

Estás recién llegado de Venezuela……¿Qué impresiones traes de tu país natal?

Hoy Venezuela es un país, una sociedad, que está viviendo los traumas propios de una transición. Eso es lo que más se nota en cada detalle de la política, incluso en sectores no tan politizados. Hay conversaciones que hablan de la transición, o sea de incertidumbre. O sea de la ausencia de un líder. Ausencia de un régimen político que se organizó de una forma personal alrededor del líder. Y hay un sistema armándose con un gobierno que tiene una tasa de gobernabilidad bajísima, de 1,83. En ciencias políticas se afirma que 10 puntos es la tasa de gobernabilidad básica para la estabilidad. Con tasa de gobernabilidad me refiero a la medida de votos que te dan estabilidad, te dan la diferencia suficiente para gobernar tranquilo. Maduro está gobernando con esos números. Eso no quiere decir que no haya apoyo popular. El chavismo son 12 millones de personas. Pero la gobernabilidad se hace con votos. La democracia no funciona todavía solo con apoyo popular. Funciona con el voto. Aquí hay poder popular pero ese no es el elemento de gobierno. Todo gira en el sistema de representación que es el voto. Eso es lo que está en el debate actual: cómo cambiar el sistema democrático hacia  uno más democrático. Cómo cambiar el voto que es un elemento indirecto y difuso que no expresa poder social sino poder de aparatos (y a veces poder simbólico nada más). Cómo cambiar ese sistema democrático para que sea más democrático, más directo y que los organismos populares del poder popular tengan representación.

¿Ese es uno de los desafíos del chavismo?

Ese es uno de los desafíos: construir un sistema democrático que supere al sistema republicano. El sistema republicano no te mide por el contenido, sino por la forma, por la expresión indirecta del voto. Si hay un momento malo, económico por ejemplo, provocado por factores externos al gobierno, eso se refleja en el voto. Pero a la causa no la votas.  A la Polar[i] no la votas; el jefe de la Polar y de la banca no son electos. Los comerciantes especuladores tampoco son elegidos. En cambio al gobierno sí lo votas que es el que paga el costo de los que aquellos hacen, del desastre económico que construyen.

Un claro ejemplo de que el poder no sólo está en el Estado o en sus esferas más directas.

Ese es el secreto de lo contemporáneo. Queremos armar un sistema que supere lo armado en Cuba como sistema político. Allí es democrática la sociedad, que tiene acceso directo a un montón de beneficios. Eso es democracia social. Aunque en el régimen político no hay democracia directa en Cuba. Nosotros queremos superar eso tomando las conquistas que se han logrado en Cuba. En Venezuela, que va por el camino de Cuba en lo económico y social (y eso es lo correcto) no se puede pervertir el sistema político porque lo que hay ya en Venezuela es una gigantesca conquista. Se debate todo. Todo es absolutamente libertario-democrático. Y de ahí no se puede retroceder, sí mejorar, cambiando el mecanismo. El gobierno no puede depender sólo del voto. Los movimientos sociales deben democratizar la democracia. La burguesía y la clase media alta tienen sus derechos a votar lo que quieran, pero son minoría. La clase alta son el 5% y la media el 25%. Tienen derecho a tener sus representantes ese 30%. No es eliminar el derecho, la libertad política, pero sí eliminar el mecanismo según el cual los minoritarios en la sociedad a través del poder económico, mediático, financiero y el control social ideológico de la población mantienen su dictadura de minorías sobre el conjunto de la sociedad. Esa es la democracia absurda. El voto depende de la capacidad de control del voto, o sea de la propaganda para la conciencia del voto. ¿Cuántos millones tienen aparatos de tv? ¿Cuántos canales y consultoras están en manos de las minorías? Sino no se explica cómo hay gente que gobernó: Reagan era tarado, era un hombre limitado. Bush era esquizofrénico. De la Rua era caído de la mata. Gobernaron porque eran gobiernos decididos o determinados por sistema de controles que están en manos de las minorías. Entonces tiene que cambiar el mecanismo de legitimación democrática regular. Hacerlo más democrático ampliando la capacidad de decisión social. El bicho humano no sobrevivirá a los próximos 50 años si no hay una democratización del control social del Estado.

¿Se puede pensar que hasta la llegada de Hugo Chávez al gobierno en una gran porción del territorio Venezolano el Estado estaba ausente?

En algunos lugares no existía, es cierto. En el campo el Estado no funcionaba. Los medios de comunicación comerciales (dominantes del país) y los medios del Estado, por ejemplo, no llegaban al campo. Si allí no se vende, no es redituable. No hay consumo, para qué gastar dinero allí, se pensaba. Entonces los pobres campesinos que eran minorías se las arreglaban con aparatos de radio onda corta y otros artilugios. Vivían en la marginalidad de la corriente cultural contemporánea. Desde Chávez el Estado también llegó a los barrios muy pobres, donde había niveles de pobreza o barbarie. Pero cuando llega el chavismo, ese Estado anterior absorbió al Estado nuevo. Su cultura fue dominante. La fuerza cultural, la hegemonía, en Venezuela la tenía por acumulación el Estado anterior. Al llegar el gobierno nuevo, queriendo modificar el Estado después de modificar el régimen político, pudo cambiar el sistema institucional dentro del Estado; pero el aparato de Estado siguió siendo el mismo. No porque no hubieran instituciones nuevas. El estado viejo terminó colonizando al Estado nuevo. Por eso la burocracia. La corrupción no es un problema, está en todos lados: se elimina eliminando la burocracia. A eso se refería Chávez en Aló presidente cuando hablaba de los  problemas del Estado y los funcionarios que gestionan mal.

Me refería también a la presencia estatal con casos concretos como los Centros de Diagnóstico integral (CDI) y los nuevos centros educativos de formación primaria, secundaria y hasta universitaria. Lo cual antes del chavismo no existía.

Ahí el Estado no estaba, es cierto. Estaba el hospital, de forma mala. Lo que había era malo, pero estaba. Era inservible. Lo que hace la era Chávez es cambiar el instrumento de una cosa inservible a un CDI útil por ejemplo. Mi madre estuvo siete meses para un turno en un hospital. Ahora tienes al Estado allí con el CDI y un montón de instrumentos más. Hoy hay un hospital que es como el Garrahan, van de media América Latina a tratarse problema cardiológicos. La calidad tecnológica y el sentido solidario son algo realmente nuevo. Donde el Estado no estaba, cambió la vida social. Por eso el campesino vota por Chávez siempre. Nunca perdió en el campo, ni con Maduro. En las ciudades hay unas mediaciones, una burocracia, los corruptos. En el campo por ejemplo los medios comunitarios, son los chicos buenos. En la ciudad tienes las emisoras privadas y las comunitarias. Pero la norma es que lo viejo se trague a lo nuevo cuando lo nuevo no es superior a lo viejo. Hay muchas cosas nuevas en Venezuela que superó a lo viejo, claro. Por ejemplo, en el campo de la educación hoy en Venezuela hay 17 universidades nuevas, hay 223 aldeas universitarias y están los terciarios, las tecnicaturas. Pero no hay aún acumulación de profesionales de clase media. Ahora es acelerada la cantidad de profesionales, que incluso en algunos casos no tienen dónde trabajar. Pero porque es nuevo, la acumulación para poder ver los resultados es de décadas. Como puede verse en Uruguay y Argentina.

Pero también hay otro desafío para ese nuevo Estado: cómo superar el rentismo petrolero. Es algo mucho más complejo porque tiene más condicionantes. Y ahí sí tuerce a la cochina el rabo. No lo pudo lograr Chávez a pesar de todo lo que se aplicó. Hay trecientas y pico de industrias nuevas. Se recuperó lo que era Techint y la gigantesca planta Sidor. Hay 1200 y tantas empresas de producción social, no capitalistas; hay 36 empresas bajo control obrero que es otro modelo de propiedad. Es gigantesco lo que se ha hecho, pero la economía rentistas es anti producción. Entonces es muy complejo, porque requiere más tiempo ¿Tenemos más tiempo? Difícilmente lo tengamos. Peligro uno: que para tener tiempo se capitulen condiciones políticas. Se aflojen las condiciones políticas para tener tiempo económico. ¿Y quién te asegura que nadie aproveche la brecha política abierta para cortarte todo lo económico recuperando el poder? Si los yankees recuperan el poder en Venezuela, se acabó. Esa es la parte compleja, es más difícil. Y eso tiene que ver con un hecho: la gestión. Por eso el gobierno tiene que mejorar la gestión. Eso ya lo tiene programado Maduro. Y yo estimo que la mayoría de los gobernantes coinciden y comparten con él. Maduro se ha proclamado y ha hecho un juramento. Todo muy bien, pero debe hacerse. Se comprometió, ahora falta que se aplique de manera dura porque el tiempo no da para hacerlo evolutivamente. Y ya comenzó a hacerlo bien en algunas áreas con señales interesantes, buenas, por ejemplo en la seguridad.

La inseguridad es el principal problema del país. Tú puedes vivir con la inflación o la devaluación pero no puedes vivir con la inseguridad de tu vida. No puedes convivir con eso, socialmente te disgregas. En Caracas y en Zulía Maduro sacó el ejército a la calle. Eso, dicho acá, en Brasil o en Uruguay, es un espanto, pero en Venezuela que es el factor principal positivo de la transformación, junto con los movimientos sociales, se puede aprovechar al ejército. Al sacar al ejército a resguardar la seguridad en la calle ha habido un frenazo. Y lo otro bueno es que Maduro apeló al poder popular, a las milicias bolivarianas, a los movimientos sociales de los barrios para el control de la delincuencia. El asunto es cómo modificas a una generación que hoy tienen entre 15 y 20 años. 15 años tiene el gobierno de Chávez, pero esos jóvenes se hicieron malandros entre los 1 y los 5 años. Ya nacieron malandros. ¿Cómo se evita eso? Es un problema de tiempo y generación. Se tendrá que contener y con el tiempo ver qué pasa.

¿La violencia no se debe en gran parte al espejo de sociedad norteamericana de consumo que tiene naturalizado el venezolano?

Lo que sí alimentó eso es el odio de clases. No el malandraje. En el año 1989 fue el Caracazo, la mayoría de la izquierda participó de la insurrección y allí se vio, se manifestó, la opulencia petrolera que había en nuestro país. Esa que genera el odio a quien no tiene lo que se ve en los consumos de las clases más altas. Aquí en Argentina ves riqueza, allá en Venezuela se ve opulencia.

Hay un actor que fue fundamental durante todos los años de “democracia republicana” antes del chavismo y en los hechos de Abril del 2002 que son los medios de comunicación conservadores.

Los medios de comunicación de la derecha o conservadores se establecieron en Venezuela como parte del sistema de dominación burguesa-imperial que se llamó el pacto de punto fijo. Ese pacto en el año 1962 implicó un sistema de dominación, no fue solo un pacto entre dos partidos. Ese sistema de dominación se apoyaba en varias columnas: la primera Estados Unidos; la segunda la burocracia sindical; la tercera la iglesia; cuarto las FFAA; quinto Adeco y Copei juntos; y la sexta columna la simbólica…el control a través del mecanismo del voto. Ellos obtuvieron hasta el 82% de los votos. Los medios eran la clave para ese control simbólico social, para esa irradiación. Por eso establecieron un sistema de medios abigarrado, muy orgánico. En los años 80´ en Venezuela nace el más grande holding de medios del continente. ¿Y cómo se produjo en Venezuela y no en México, Argentina o Brasil? Porque el grado de concentración política, el gado de estabilidad social y el control político del sistema lo permitían. Distinto a otros países donde había golpes de estado. En Venezuela la estabilidad política de ese pacto y el mecanismo de reproducción a través del voto produjo ese gigante sistema de medios que es el grupo Cisneros: 1122 medios en América Latina controlados desde Venezuela entre radio, periódicos y televisión. En el año 2000 quedó demostrado que Venezuela tuvo por veinte años la mayor cantidad por población de televisores instalados. Es el modelo norteamericano. A través de la TV controlas. Esto lo explicó Tomás Eloy Martínez, un periodista muy prestigioso no solo aquí. Hizo un estudio sobre el sistema de medios venezolanos. Él dice que Venezuela es el único país en América Latina que tiene 11 medios de comunicación financieros de escala nacional (como Ámbito Financiero aquí en Argentina) sin embargo es un país de baja lectura. ¿Entonces cómo? Lo que dice Tomas es que esos medios no sólo cumplen una función financiera. Lo que hacían era diversificar la inversión. La clase media venezolana llegó a ser 27%, mientras en América Latina la media es 11%. En un país donde chorrea el petróleo, en los ´70 la clase media era altísima, luego en los ´80 con la crisis bancaria se liquida gran parte de esa clase media. El chavismo recupera 7 puntos de la clase media y vuelve a estar en 23%, sigue siendo más del doble que la media latinoamericana. Eso es típica opulencia petrolera y ese es un sector que lee o que compra aparatos. Venezuela y Argentina son los países que más consumen las redes sociales, lo que significa tiempo libre, aparato y financiamiento. Y sin embargo nuestros países tienen una gran diferencia en nuestras estructuras sociales. Entonces, ¿Cómo había 11 publicaciones financieras? porque hay plata. Simplemente por eso.

Todo esto hizo que la prensa, o el sistema de medios abigarrado que se armó en Venezuela sobre el pacto de punto fijo, cumpliera un rol esencial en la regulación social y en control de la opinión pública. Los nombres que se ponían a los hijos eran Nixon, Kennedy…Toda la cultura reproducida era la cultura yankee. Y hay otro elemento indicativo que marco en el libro Medios y Poder: horas de consumo de televisión por día por persona. Venezuela primer lugar en América Latina, México segundo (Argentina 5° lugar). En los ´70 y ´80 Venezuela estaba en el primer lugar de consumo de televisión en América Latina en niños, adolescentes y jóvenes. Lo que quiero decir es que es un país hecho a consumo. Mi padre me ofreció a los 17 años lo mismo que todos los padres ofrecen a su hijo a esa edad: un carro. El paradigma norteamericano de consumo. Por eso no se reparaban los artículos electrónicos. La reparación llegó a Venezuela recién en 1985 por colombianos y algunos argentinos exiliados. El 1985 recién se comenzaban a reparar las cosas rotas. Los aparatos no se mandaban a reparar, los tirabas. Cada año se cambiaba la nevera de la casa. Henry Kissinger confirma en sus memorias que el 32 % de la guerra de Vietnam fue financiada por la venta de autos en Venezuela. Esto no tiene explicación sin la publicidad amarrada al sistema de medios, el periodismo, al entretenimiento etc. Te crean la necesidad. Problema, solución, producto.

Y en el 2002 la prensa conservadora tuvo una función política concreta. Jugó un papel fundamental en el golpe de estado.

Porque ahí asume un rol social distinto. Rol político, rol de partido político que es el que asume aquí Clarín tardíamente. Asume un rol político y lo dicen. Los golpistas fueron los medios, organizaron todo. La banda presidencial estaba en la gerencia de Radio Caracas Televisión (RCTV), estaba allí. Ernesto Villegas, el actual ministro de comunicaciones, hizo el mejor libro sobre el golpe. Tomo sus datos para el relato que hago para la biografía de Chávez. Encontró un documento que es de oro para periodistas. Encontró un testigo que era médico y cuñado de Pedro Carmona[ii]. Era amigo, y estaba con Pedro Carmona el día que entraron al palacio. En el palacio estaban reunidos los 17 dueños de los medios. Esto es golpe mediático, esto es rol político de los medios. Estaban reunidos planificando el gobierno: quién lo haría, con quién, qué relación con la OEA. Porque son pensadores, son intelectuales. Los dueños de medios tienen que ser mínimamente intelectuales. Son los que piensan en políticas, geopolíticas y hablan varios idiomas. Esos son los dueños de los medios. Hablo muy en general, quizás no sean todos así, pero en general.

Pero ese golpe de Abril del 2002 también sirvió para darle un gran impulso a quienes ya venían haciendo otro tipo de comunicación.

Nace un contrapoder. En Venezuela nacen dos contrapoderes al poder mediático de la burguesía. El golpe, el impacto emotivo y político de un golpe mediático producido por ellos produce un fenómeno mediático. Por un lado los medios comunitarios que llegaron a ser 1132 registrados por el Ministerio de Comunicaciones. Hoy se condensaron con el tiempo y son 524. Quiero un país donde haya esa cantidad. Esa cantidad con esas raíces. Que tengan valor y escala social. El diario más leído del país no es comercial ni es del Estado. Es aporrea: 2.400.000 lectores. Nace dos meses y medios después del golpe. Los lectores comienzan a ser redactores. Y surge también un fenómeno que es curioso, que es el Comité de Usuarios de Contenido de Televisión. ¿Qué hace?  Lo que haría una academia o un organismo regulador pero lo hacen las amas de casas chavistas recién alfabetizadas que saben perfectamente que la pornografía no puede ir a determinado horario. O bien que programas que enseñan a matar no pueden ser emitidos. Ellas denuncian al medio por lo que está haciendo. Un niño no tiene derecho a ser enseñado a matar. Si se le enseña eso, va a aprender a hacerlo.

Ese contrapoder también fue un gran impulso para la batalla en el campo simbólico para otros países de Sudamérica.

Curiosamente el país que más avanzó en esa remodelación del sistema mediático fue Argentina, quien tiene varias condiciones a favor. La primera los profesionales: fue rápido armar un canal como Encuentro. En Venezuela hacer eso significa traer franceses, argentinos, formar venezolanos en el exterior.  Antes sólo era un monopolio de la clase media alta: de una elite que iban a Miami, estudiaban, volvían y eran los dueños del negocio. Aquí en Argentina sobra, y esa maravilla de nivel europeo que es canal Encuentro solo se puede hacer acá. O en Uruguay si tuviera recursos. Esa es la ventaja del acumulado.

¿Cómo es el caso venezolano en cuanto a medios estatales?

La parte buena allá es que se hizo por primera vez en la historia del país un sistema de medios públicos. Había un canal púbico manejado por una corporación privada. Como un tercerizado. Como el canal  7 con el menemismo. Bueno en Venezuela fue así durante 40 años. Ahora hay un sistema de medios públicos que tiene 15 medios entre prensa, radio y televisión. Y hay un sistema de medios comunitarios que funciona ya como sistema. Antes era cada uno por su lado. Ahora un sistema sistémico que tiene 524 medios registrados. Ernesto Villegas, que ve aquello con sentido sano, noble, construyó un sistema nacional de medios bolivarianos que engloba a los chavistas. Y luego cada sector tiene su propio subsistema y a veces tienen contradicciones. O porque Correo del Orinoco es muy oficialista o porque La Hojilla es muy chavacana. Entonces hay contradicciones con otro medio comunitario o un medio oficial como Ciudad Caracas. Un buen periódico sincero, democrático, que no miente, no oculta.

 



[i] Polar es la marca de cerveza venezolana más reconocida y con mayor cantidad de ventas en todo el territorio.

 

[ii] Político, empresario y economista. Presidente de facto durante las 48hs. que duró el golpe de estado en Venezuela el 12 de Abril del 2002