De dónde vienen y adonde van las relaciones con EEUU. Por Mario Rapoport

Por Mario Rapoport

El segundo mandato de Barack Obama abre expectativas en cuanto a cambios en la política interior y exterior de Estados Unidos. The Economist, cuyos augurios son más bien pesimistas, no se basa en un análisis de la política pasada del presidente, sino en un cuadro que compara los segundos términos de doce ocupantes dela Casa Blanca: un ejercicio más cercano a la astrología que a la realidad. Porque no pone en evidencia las circunstancias internas y externas y el tipo de políticas con que las enfrentaron, tanto cuando llegaron al poder, como cuando fueron reelegidos. Esas experiencias anteriores no nos dicen tampoco nada de algo que nos interesa: como van a seguir las relaciones con América latina y, particularmente conla Argentina, que han sido muy cambiantes históricamente. Éstas, más que de primeros o segundos términos, dependieron de factores que no parecían seguir un patrón determinado: cualquier intento de mejorar las relaciones se deterioraba enseguida, no importa el gobierno que viniera, salvo excepciones, como en el caso de Menem. Un artículo del South American Journal, influyente diario de negocios británico que se ocupaba en los años ’40 de analizar la región, decía con palabras que pueden ser reproducidas hoy: “Es lamentable notar que las desavenencias entre Argentina y los Estados Unidos no han sido enteramente resueltas.” Se refería al hecho de que gracias al apoyo de éste último país –geopolíticamente por propia conveniencia–la Argentinahabía podido ingresar en las Naciones Unidas. Y encontraba que el régimen argentino todavía seguía siendo calificado, en agosto de 1945, “de fascista, una visión distorsionada mientras que quizás, en verdad, debería más bien ser tratado de otra manera por su políticas sociales y populistas y su victimización de la minoría capitalista.” (edición del 4/8/1945)

La historia no debe ser retocada para adaptarla al presente, pero quizás puedan aplicarse ciertas similitudes. Hoy existen procesos de integración –UNASUR, Mercosur–  cuyo núcleo principal de integrantes se ha opuesto al ALCA, y sin embargola Argentinano es tratada de manera similar al Brasil, por ejemplo. Siempre parece ser el vecino molesto del pasado (dejando de lado el caso más reciente de Venezuela). El nombramiento de una nueva embajadora en Washington, de profesión economista, algo oportuno en relación a los principales temas pendientes de la agenta bilateral, de los que la gestión Obama ya tiene conocimiento, quizás haga posible revertir esas imágenes que todavía allí persisten, provenientes en su mayor parte de una visión del mundo puesta en cuestión por la crisis. Muchos temas están en juego, como el del actual déficit comercial, pero los principales, ligados a la deuda externa y a compromisos imprudentes que nos hacen estar sometidos a la justicia estadounidense, vienen del pasado, aunque Washington también vive hoy esos problemas en carne propia y quizás los comprenda más. La cuestión es lograr plenamente un trato de iguales pese a las diferencias de poder existentes, aunque esto no dependa sólo de las relaciones mutuas.

En este sentido, la reciente publicación de un sintético pero muy abarcador libro de Leandro Morgenfeld sobre la historia de las relaciones argentino-estadounidenses desde la época de la independencia hasta la actualidad, permite hacer un balance de lo que sucedió y de lo que puede esperarse de esos vínculos. En él se aclara no sólo la política de Washington haciala Argentinay América Latina en general sino, y sobre todo, las distintas razones que guiaron el accionar de los gobiernos nacionales. Desde aquellas fundadas en privilegiar los lazos con Europa, como en los regímenes conservadores, pasando por las que intentaron obtener mayores márgenes de autonomía –Yrigoyen, Perón–, hasta las que tuvieron por base la sumisión y la obediencia ciega; siendo estas últimas las que paradójicamente más daño hicieron. Tal el caso de las “relaciones carnales” de los años ’90, que llevaron, entre otras cosas, a la crisis de 2001 y a conflictos que todavía persisten, producto de una filosofía neoliberal centrada en la apertura indiscriminada y el endeudamiento externo. No por casualidad el autor comienza su libro con una de las principales cuestiones que incidieron en los vínculos comunes: la doctrina Monroe. En 1823 el presidente norteamericano James Monroe había establecido principios en los que dejaba sentado el deber de impedir cualquier “intervención en América” por parte de potencias colonialistas europeas. “América para los americanos”, era su principal postulado, con la intención, en realidad, de alejar a Europa del continente.

En 1904 otro presidente, Theodore Roosevelt, aclaró en realidad de que se trataba, enunciando lo que se llamó el “Corolario ala Doctrina Monroe”, donde justificaba la intervención de EE.UU. de manera unilateral en la región cuando advirtiese allí la existencia de un peligro para los intereses de la potencia del norte. Esto le permitió a los gobiernos de Washington avalar la política del “big stick” (gran garrote) interviniendo cuando le convenía en diferentes países. Algo que el mismo Roosevelt practicó un año más tarde de su pronunciamiento tomando las aduanas dela República Dominicanapara resarcir a los acreedores estadounidenses. Una larga  saga que continuó por décadas, generando así, pese a gobiernos adictos, un creciente rechazo en América Latina, donde se planteóla Doctrinadela No Intervención.

La segunda gran cuestión, más bilateral, fueron los permanentes conflictos económicos y comerciales, que en ocasiones tomaron la forma de enfrentamientos políticos, en especial durante las dos guerras mundiales. Este tema estuvo y está vinculado al carácter no complementario sino competitivo de ambas economías y deterioró profundamente las relaciones mutuas. Las numerosas barreras de todo tipo que los gobiernos de Washington impusieron a la entrada de productos argentinos en el mercado estadounidense (arancelarias, sanitarias, etc.) ejemplifican esta circunstancia.  Lo que no impidió a Estados Unidos mantener importantes intereses económicos en nuestro país y lograr con algunos gobiernos aquellas relaciones de sumisión que mencionamos. No obstante, las divergencias volvieron a aparecer de uno y otro lado. Para bailar el tango se necesitan dos y este no fue el caso, como lo demuestran hoy las exportaciones de carnes o limones o ese resabio del pasado como los “fondos buitre”.

La primera conclusión, del libro al que nos referimos, es que “la dificultad de los Estados Unidos para imponer su proyecto del ALCA es una manifestación de que la dominación estadounidense en América Latina ya no se ejerce como antes”. La segunda consiste en “abandonar la idea de que el mejor horizonte posible para Argentina o para cualquier otro país latinoamericano es constituirse en [un] satélite privilegiado” de Washington. La tercera, la representa, en cambio, el dilema de que “la relación con Estados Unidos es [igualmente] crucial para el futuro de América Latina.” La actual crisis económica internacional impone la necesidad de plantearse alternativas para el desarrollo de los países de la región, de los que Washington no puede estar alejado y ahora existe la ventaja de disponer de nuevas herramientas, como los procesos de integración regional que permiten el trazado de políticas comunes frente al gigante del norte, lo que daría más fuerza a las negociaciones pendientes. El peso de los hispanos en el mapa electoral estadounidense, aunque no todos piensen igual, confluye con esas expectativas. ¿Porqué no un lobby latinoamericano a favor de todo el sur del continente? Al fin de cuenta los latinoamericanos emigraron al norte en gran medida como consecuencias de las políticas de Washington más allá del Río Grande.