Una mudanza siempre puede ser difícil para todos y si hay niños pequeños en la ecuación, se puede complicar aún más. Sin embargo, si se muda a otro estado con un bebé, es aún más importante permanecer relajado en el viaje por carretera a su nuevo hogar. Si bien una empresa de mudanzas profesional puede empacar, transportar y desempacar para que la mudanza sea lo más libre de estrés posible, hay cosas que puede hacer para que viajar con un bebé sea menos estresante.

Son muchas las previsiones que puede tomar antes de embarcarse en su nuevo camino. Sin embargo, quisimos consultarles a los expertos en el transporte de bebes Koalita para que nos dieranalgunos consejos básicos para que la mudanza no se convierta en un evento traumático en su vida.

Haga un mapa de la ruta y lleve el papeleo

Si tiene la intención de hacer el viaje antes que el camión de la mudanza, salga con tiempo suficiente. Planifique su ruta cuidadosamente, programando paradas de descanso a lo largo del camino. Deje tiempo adicional para tener flexibilidad en caso de retrasos y paradas no planificadas.

Prepare una lista de hospitales y clínicas de atención urgente sin cita previa que se encuentran a lo largo de su ruta de viaje en caso de que su bebé se enferme en el camino. Algunos bebés se enferman con frecuencia, generalmente con enfermedades comunes, pero es mejor estar preparados.

Antes de emprender su viaje, solicite copias de los registros médicos de cualquier proveedor de atención médica que haya tratado a su hijo. Lleve consigo fotocopias de todos los controles del niño sano, las vacunas y el tratamiento médico de emergencia de su bebé en el camino. Asegúrese de tener la información de contacto de cualquier profesional médico que haya brindado servicios y cuidado a su bebé antes de la mudanza en caso de que haya preguntas.

Mantenga a su bebé seguro

Los asientos de seguridad para bebés son obligatorios por ley, pero existen muchas marcas y modelos diferentes de asientos de seguridad para bebés en el mercado. Lo recomendable es elegir un asiento para el automóvil que se adapte a la edad y el tamaño de su bebé, generalmente determinado por el peso y la altura.

Si su bebé es menor de 12 meses, la opción más segura es un asiento de seguridad orientado hacia atrás. Ayuda a proteger la cabeza, el cuello y la columna vertebral de un bebé si ocurre una colisión de tráfico. Un choque ejerce presión sobre el cuello y la columna vertebral del bebé, pero un asiento de seguridad orientado hacia atrás ayuda a disipar el impacto y la fuerza del choque.

Aproveche al máximo las paradas de descanso

Planee tomarse muchos descansos para que el viaje entre paradas no sea demasiado largo. No se sorprenda si su bebé se pone inquieto y llora después de haber estado atado en un asiento de seguridad durante demasiado tiempo. Para las paradas puede usar fular elástico con el que pueda caminar cómodamente e ir a refrescarse un poco. Deténgase en lugares que no estén llenos de gente para tomar un descanso necesario. Sostenga y juegue con su bebé por un tiempo después de alimentarlo y antes de salir a la carretera nuevamente. Las paradas de descanso en parques y áreas de pícnic son buenos lugares para pasar tiempo relajado.