Argentina es un país rico en recursos geográficos. Pocos países del mundo tienen climas y paisajes diversos en sus territorios. Año tras año miles de turistas conocen los milagros que les puede traer la República Argentina; desde las Cataratas del Iguazú hasta Tierra del Fuego en el fin del mundo, casi no hay experiencia comparable a la belleza de todo el país. Sin embargo, las maravillas naturales no son la única razón por la que las personas viajan a esta parte del mundo en avión.

Buenos Aires se ha convertido en los últimos años en una de las capitales del «turismo estético». Personas de todo el mundo vienen al país para recibir diversos tipos de tratamientos estéticos o cirugías estéticas, se quedan para recuperarse y luego aprovechan para viajar o volver a casa. Esto es similar al concepto del “turismo de salud”, salvo que en ese caso se trata de destinos que cuentan con spas, termas o diferentes centros de salud. Argentina fue elegida por la calidad de sus centros de estética (incluidos algunos de renombre, como lo es CEQ del Plata), la excelencia de los cirujanos plásticos y los cambios que les han beneficiado. Estos tres factores hacen que tanto Argentina como Brasil, México y Colombia sean uno de los destinos para este tipo de viajes.

La medicina argentina es conocida mundialmente por su profesionalismo. Y, si bien disciplinas como la cardiología o la epidemiología suelen ganar premios en campos más académicos, la cirugía plástica tiene un reconocimiento especial por el trabajo que se suele realizar en nuestro país. Lamentablemente, la mala reputación de la medicina latinoamericana en años anteriores se debió principalmente a la idea de que si el tratamiento no se realiza en Estados Unidos o Europa, su calidad será mala. Pero la realidad es que si los resultados no son los esperados en algunos casos, esto también se relaciona con la falta de responsabilidad de la persona operada; cualquier tipo de intervención requiere tiempo de recuperación, y la estética no es una excepción. Si no se siguen las instrucciones del profesional y se evitan las recomendaciones, es posible que la operación no finalice como se esperaba. Sin embargo, con el correr del tiempo este tipo de problemas se está reduciendo. Combinado con el trabajo de excelente calidad que se realiza por los profesionales de nuestro país, no hay dudas que cada día hay más personas que eligen nuestro país para hacerse este tipo de operaciones.

No solo ha comenzado a operar una industria del turismo, también hay personas que buscan un tratamiento estético (como puede ser una mamoplastia, una rinoplastia o una abdominoplastia). Además, una vez finalizado el tratamiento o finalizado el tiempo de recuperación, estas personas pueden visitar algunos milagros en nuestro país. Ya sea geografía, arquitectura o cultura. Argentina es un país con gustos diferentes, independientemente de los intereses de todos los que vienen aquí a pasar las vacaciones. El hecho de que un cierto porcentaje de gente quiera operarse aquí solo demuestra que este país lo tiene todo.